Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/12/08

A menudo cuando se habla de mercados financieros surgen dos términos rápidamente: Bolsa y Dinero.

La Bolsa es, en realidad, un mercado secundario. Por tanto, existe un mercado primario. En un mercado primario las empresas buscan obtener dinero para sus actividades: se financian. ¿Cómo? A través de la incorporación de inversores a su proyecto emitiendo una serie de títulos de todos conocidos: las acciones.

Una acción supone una cantidad monetaria que un inversor aporta a una empresa y por el cual recibe a cambio un ingreso denominado dividendo que depende de los beneficios de la empresa. De esta manera, si las cosas van bien, suben los dividendos ya que supone que la empresa tiene más beneficios. Pero si las cosas van mal, se obtienen menores dividendos ya que la empresa reduce sus beneficios, que incluso pueden ser cero o negativos en cuyo caso pudiera no haber ni reparto de dividendos.

¿Y que se hace entonces con las acciones si ya no interesan? Pueden venderse a otros inversores que pudieran estar interesados en ellas. ¿Dónde? Aquí entra la Bolsa, un mercado secundario en el cual se compran y se venden las acciones emitidas por las empresas en el mercado primario. En este mercado los precios fluctúan en función de la oferta y demanda de cada título. Es decir, cotizan. O más claramente, varían. Es la renta variable.

Esta fluctuación constante es el resultado de dos elementos: expectativas y riesgo. Mejores expectativas amplían las posibilidades de beneficios de la empresa y por tanto de la acción: sube el precio. Empeoramiento de expectativas disminuyen las perspectivas de beneficio de la empresa y por tanto de la propia acción: baja el precio. Esto implica un riesgo: “acertar” en las previsiones tanto al alza como a la baja de las expectativas de beneficio de la empresa para así tomar las decisiones de compra o venta de sus acciones correspondientes.

La Bolsa es un mercado secundario de renta variable. Y, por tanto, arriesgado.

Al principio del presente post hemos comentado que las empresas necesitan captar dinero para llevar a cabo sus actividades. La emisión de acciones es una alternativa, pero no la única. Los mercados financieros ofrecen alternativas para que las empresas (o los Estados que al fin y al cabo también realizan actividades “paraempresariales”) puedan obtener financiación. Alternativas de menor riesgo que la Renta Variable  y que como contraposición reciben el nombre de Renta Fija.

A continuación vamos a sintetizar las ideas principales de la Renta Fija, sin perjuicio de posteriores extensiones en otros documentos o escritos.

(más…)

Read Full Post »