Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘comuicarnos con los hijos’

Cristina López, organizadora de la Escuela de Padres y Madres de Collado Villalba, nos deja un interesante tema para aplicar en Un Paseo en Familia:

(educapermanente.ning.com)

LA COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA

1. Con María (mi hija de 15 años) creo que he perdido su confianza, apenas me habla y ya no me cuenta sus cosas ¿ocultará algo? ¿como puedo recuperar la relación?

En principio, no es necesario e incluso es normal y sano que tenga sus secretos  y que no nos cuente todo. En la adolescencia se vuelven más herméticos y necesitan hacer su proceso de esta nueva etapa evolutiva. No ha perdido la relación, sólo está cambiando y hay que reconducirla lo mejor posible.

Puedes revisar desde cuando ocurre esto y como ha sido vuestra comunicación con la adolescente a partir de ese momento en el que comunica menos. Los siguientes aspectos que se describen podrían ayudarte a iniciar con el adolescente una comunicación adecuada:

a) Pensar si hemos estado disponibles ya que la conversación a veces la adecuamos a nuestras necesidades sin querer y no a las de nuestra hija o hijo. Su hij@ irá percibiendo con el tiempo si verdaderamente le escucha, si no está pensando en otra cosa, si tiene prisa o si es capaz de hacer un paréntesis y dialogar. Si se le ha  ofrecido un modelo capaz de dialogar, de ceder, de negociar, de comprender y de escuchar. Con esto, estará aportándole la mejor de las enseñanzas.

b) Plantearnos si hemos incluido en el discurso el cariño (aunque no estemos de acuerdo con lo que nos plantea),  la capacidad de reconocer los errores y flexibilidad en los planteamientos. Puedes hacerle ver que, a pesar de vuestras diferencias, estáis en el mismo equipo y que, a pesar de todo, seguirás queriéndola. Siempre hay posibilidad de echar marcha atrás y que de ser así, la “puerta” estará siempre abierta y que por muy distanciadas que estén las posturas, estás deseando que cambie la situación para volver abrazarla . Es fundamental aclarar a su hij@ que el enfrentamiento no es debido al odio o a una lucha de poder, sino todo lo contrario, a la preocupación y al cariño. No sirve un discurso forzado o artificial, es mejor ser espontáneo y adaptar el lenguaje a su vocabulario.

Cambiando detalles como los indicados, tienes más posibilidades de cambiar el modelo de comunicación con María y conectar con ella en esta nueva etapa evolutiva de tantos cambios.

2. A mi hija adolescente le puedo contar todo, pero cuando no estamos de acuerdo en algo, ya no me escucha, grita y dice que la dejemos en paz. Dice que ya no la entendemos. Últimamente grita porque dice que también lo hago yo, pero reconozco que me llega a desesperar.

Es importante analizar qué cosas hablamos con nuestros hijos e hijas, no son nuestros confidentes ni nuestros amigos y, a veces, se bloquean porque les angustian informaciones que no nos compete transmitirles porque no pueden ayudarnos (problemas de pareja, nuestro estado de ánimo…), y ponen una barrera para protegerse.

Si la dificultad no es la descrita, sería conveniente que ambos padres revisen su modo de tratar con el menor sentimientos negativos o críticas. Intenta llegar a acuerdos parciales donde todos ganen algo o donde estemos dispuestos a ceder y a reconocer que nuestra hija también puede tener parte de razón, y lo que le trasmitamos debe ser producto de una reflexión y no de un mecanismo de evitar o eliminar problemas de manera rápida. Para reiniciar la comunicación perdida, son adecuadas frases como “quizá no hemos valorado tu postura suficientemente, explícanos de nuevo…”, “no decimos que sea incierto lo que dices, pero nosotros lo entendemos de otro modo…”, “todos lo estamos pasando mal, vamos a intentar acordar lo que podamos…no tiene sentido estar así…”.

También sería importante que revisaras el uso de los mensajes “YO”, es decir, hablar desde mi sentir y no desde el reproche hacia el otro. No es fácil aprender esta habilidad pero es eficaz para evitar malos entendidos como se plantea en esta cuestión. Se pueden utilizar frases como: “yo me he sentido….y por eso te pediría que la próxima vez si tu puedes…..” y NO: “tu nos haces sentir mal, siempre generas conflicto…”.

En definitiva, si se ha cortado toda comunicación con tu hija adolescente, quiere decir que los métodos que utilizas no son los más adecuados para esa etapa evolutiva y hay que cambiarlos.

Por último, en muchos casos hay que revisar si lo que utilizamos en el día a día son maneras adecuadas de comunicarnos o no (gritos, insultos, amenazas, chantajes…), para después tener la autoridad suficiente para pedírselo a nuestros hijos: DEL EJEMPLO ES DE LO QUE MÁS SE APRENDE. (más…)

Read Full Post »